Torres de Altamira, dominando el valle de A Amaía.

Torres de AltamiraHace 2000 años nuestros antepasados castreños escogieron este alto para construir uno de sus castros. En el siglo IX, sobre el viejo poblado se levantó la forteleza de las Torres de Altamira. El castillo original, del que no se tienen datos, fue arrasado en 1073 por Gonzalo de Moscoso y reconstruido. Durante muchos años fue la casa principal de la familia Moscoso, relevante en Galicia desde el siglo VII (o la época sueva). Las revueltas de los Irmandiños en el siglo XV lo dejaron reducido a ruinas (batalla de Altamira, 13 de junio de 1471), siendo autonombrado Torres de AltamiraConde de Altamira Lope Sánchez de Moscoso.Ese mismo año fue asediado por las tropas del arzobispo de Santiago. En su fase de mayor esplendor, tenía seis torres de planta cuadradas y una muralla que rodeaban el palacio principal y la capilla de los Reyes Magos que servía de panteón familiar de sus dueños. La torre del homenaje dominaba el conjunto desde el centro.

Torres de AltamiraLlegado el siglo XVII y en busca de comodidades, los condes deciden trasladar su vivienda habitual al Pazo de Tralouteiro, paso previo a desplazarse definitivamente a la corte.

Poco a poco la fortaleza se deshace y sus piedras son arrancadas par utilizarlas en otras construcciones: casas, cobertizos e incluso el cercano santuario de Santa Minia.

Torres de AltamiraActualmente y desde 1973 es propiedad de la Diputación de A Coruña y están declaradas Bien de Interés Cultural. Desde sus casi 300 metros de altitud s.n.m. el alto de las Torres domina hacia el sur la comarca de Amaía, un extenso valle asentado sobre un macizo granítico y recorrido por el río Sar. En sus alrededores alternan los espacios naturales con zonas destinadas tradicionalmente al cultivo y al pastoreo. Toda esta comarca tiene una amplia presencia humana desde la prehistoria, documentada tanto en el ayuntamiento de Brión como en el de Ames, en forma de Torres de Altamiracastros. A Amaía aparece con jurisdicción propia desde el siglo IX, mientras que en el XII identificaba a un arciprestazgo de Compostela. En la época medieval son las disputas entre la iglesia compostelana y los señores de Altamira las que marcan el entorno, junto con el afianzamiento de las rutas jacobeas.

 

08/08/2010