Los últimos vuelos de la macaón (Papilio machaon)

Papilio machaonEn septiembre, si se mantiene el buen tiempo, se observan en Galicia los últimos vuelos de la macaón. Es una de las mariposas más llamativas, junto con la podalirio, por su tamaño (hasta 80 mm de envergadura alar), colorido y colas. Ambas pertenecen a la familia Papilionidae, de las que hay cuatro especies en Galicia (las dos citadas más Parnassius apollo y Zerynthia rumina). Su distribución holártica abarca casi toda Europa, Asia templada y las regiones árticas de Canadá y Alaska.

Papilio machaonEs una especie común en Galicia, pero en regresión en Europa, protegida en algunos países. Revolotea en las laderas de los montes cubiertos de vegetación o incluso en el entorno de las playas, desde el nivel del mar hasta altitudes de 2000 metros. Aquí tiene dos generaciones, en abril y agosto. Su hábitat preferido son zonas herbosas y de matorral, donde le gusta planear. Presenta dos generaciones anuales.

Papilio machaonPor su patrón de dibujo alar es fácil de identificar, aunque los tonos son semejantes a los de la podalirio. El fondo de las alas es amarillo intenso. Alas anteriores con numerosas manchas negras, así como el área basal. Alas posteriores con banda postdiscal con manchas azules; ocelos en rojo y azul en el ángulo anal y colas cortas, negras. El abdomen es amarillo con una franja dorsal negra. El imago (última fase del desarrollo, el insecto adulto) tiene una vida de unas pocas semanas, en las que la alimentación pasa a segundo plano, en espera de conseguir la fecundación y puesta, objetivo principal.

Papilio machaonLa oruga presenta un fondo verde con bandas dorsales alternanto en negro y blanco. En las bandas negras aparecen verrugas rojizas. Su alimento principal son las umbelíferas, destacando entre ellas el hinojo (Foeniculum vulgare)y la ruda (Ruta graveolens). El crecimiento de la oruga es rápido e intenso, de forma que puede multiplicar su peso hasta por diez mil entre la eclosión y la crisalización. Si se le molesta, la oruga proyecta una glándula postcefálica, impregnada de ácido butírico y otras sustancias de olor desagradable, para ahuyentar al intruso.

 

12/10/2010