¡Ojo con los tentáculos de la anémona! (Anemonia viridis)



Parecen animales aburridos. De hecho, casi ni parecen animales. Las anémonas pertenecen al phylum Cnidaria, junto las hidras, medusas y corales. Todos ellos tienen simetría radial y la boca está rodeada de una corona de tentáculos, que en realidad son extensiones de la pared corporal y cuya función es ayudar a la captura e ingestión de alimento. Estructuralmente son primitivos y carecen de órganos. Los cnidarios tienen dos formas vitales: la sésil o pólipo y la libre o medusa. La clase Anthozoa comprende más de 6000 especies (la más numerosa de los Cnidarios), en las que la fase de medusa no se presenta en ningún momento del ciclo vital. Los antozoarios pueden ser coloniales o solitarios, y dentro de estos últimos es donde se encuadran las anémonas, que han evolucionado a un tamaño mayor que el resto de parientes (¡algunas especies del Pacífico superan el metro de diámetro!).

Anemonia viridisEl cuerpo de las anémonas, que carecen de esqueleto, es muy simple: una gruesa columna que en su extremo aboral dispone de un disco par afijarse al sustrato y en el otro extremo se abre el disco oral, rodeado de tentáculos. Esta estructura permite la circulación de las corrientes de agua que facilitan el mantenimiento de la forma y el movimiento de las partículas de alimento que pasan de la faringe a la cavidad gastrovascular. Aquí entran en contacto con los mesenterios (tejidos radiales que dividen la cavidad principal) que producen las enzimas que digieren, extracelularmente, el alimento cuyos nutrientes son posteriormente absorbidos.

Anemonia viridisLas anémonas (los cnidarios en general) poseen un tipo especial de células: los cnidocitos. Estas células contienen en su interior un filamento enrollado. Ante un estímulo mecánico o químico este filamento se dispara e inyecta a la presa una toxina de efecto paralizante. Luego, los tentáculos se encargan de llevar la comida a la boca.

Anemonia viridisLa anémona común (Anemonia viridis o A. sulcata) es un animal característico de las costas rocosas, en la zona mesolitoral media (zona que está directamente influenciada por la mareas, sumergida en las altas y descubierta en la bajas) o alta, pero también en la infralitoral. Su presencia está condicionada a la presencia de pozas intermareales que la mantienen en un medio acuático. A diferencia de otras anémonas, no puede retraer sus tentáculos por lo que no soporta la desecación. Así es típico de ellas mostrar sus tentáculos casi siempre ocultando la columna, de color pardo-grisáceo (o verde). Este es también el color de los tentáculos, aunque la versión más llamativa los tiene verdes con las puntas púrpuras. Pueden tener hasta 200 tentáculos, dispuestos en seis coronas, con una longitud cada uno de unos 15 cm. Tiene los sexos separados y los huevos se observan en verano; también pude dividirse asexualmente.

Anemonia viridisEstán presentes en el Mediterráneo y en el Atlántico, desde Gibraltar hasta Noruega. En las costas gallegas suelen estar acompañadas de algas como Lithophillum incrustans (incrustante) o Fucus espiralis, en el horizonte del balano Chthamallus montagui y con presencia de mejillón Mytilus edulis. Comparte cubetas con Actinia fragaceae.

Es una especie de la que se hace explotación comercial en varias zonas de la península Ibérica, como Andalucía en donde se consume rebozada y frita. En Galicia, todavía está en estudio su viabilidad. ¿Pican? La presencia de los cnidocitos en los tentáculos puede provocar efectos semejantes a los de las medusas: dolor local, edema, enrojecimiento... así que ojo con ellas (y así además evitamos manipularlas).

Anemonia viridis

Las fotografías corresponden a una zona intermareal de roquedos en la playa de Alba-Sabón (Arteixo-A Coruña), en el inicio del espacio natural protegido LIC Costa da Morte.

 

05/03/2012