La lluvia de estrellas de diciembre: las Gemínidas

Como cada año al llegar mediados de diciembre, otra lluvia de estrellas viene a nuestro encuentro. Estas son las Gemínidas, que este año (2010) tendrán su máximo alrededor del 14 de diciembre (la actividad se produce entre el 7 y el 17 de diciembre). Su observación se realiza, como no, en la constelación de Géminis. Nos espera una bonita noche: buscad Cástor y Pólux (en Géminis), Betelgeuse y Rigel (en Orión), o Sirius (en Can Mayor) sobre la Vía Láctea. Todo ello mirando al Este (SE).
Geminidas
Captura de pantalla del Stellarium para las 00:00 h del 13 al 14 de diciembre, sobre el horizonte Este.

La curiosidad de esta lluvia es su naturaleza. En vez de provenir de un cometa, su origen se sitúa en un asteroide, el 3200 Phaeton. Este objeto tiene un diámetro de unos cinco kilómetros y pasa a una distancia de la Tierra de unos tres millones de km, por lo que se le considera un objeto peligroso.

PhaetonPero, ¿cómo un asteroide puede arrastrar una nube de polvo que produzca una lluvia si no tiene cola como los cometas? Una posible explicación: un antiguo choque con otros asteroides o meteoritos dieron lugar a esa nube de polvo que ahora arrastra por el espacio y, una vez al año, se cruza con la órbita de la Tierra.

Phaeton es, en la mitología griega, el nombre del hijo de Helios, dios del Sol: Phaeton quiso conducir el carro de caballos (el sol) de su padre, pero se acercó demasiado a la Tierra, con riesgo de incendiarla, lo que provocó el enfado de Zeus, que lo fulminó con un rayo para pararlo. Una vieja teoría originada en el soglo XIX indicaba que el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter eran en realidad los restos de un planeta destruido, al que le dieron este nombre.

05/12/2010

<